La infografía como visualización sintética

La infografía ha sido desde siempre la visualización de datos, sucesos o documentos que pretende acercar, o si se me permite traducir y guiar, al intérprete unos asuntos de relevancia diversa para que los comprenda . Unas veces lo consigue por medio de la estética fascinadora, otras por medio de dinámicas de juegos o divertimentos, otras por medio de simplificaciones derivadas de asuntos intrincados y otras por medio de recuentos estadísticos visualizados y su posterior deglución, para que el intérprete recorra con ayuda de leyendas o rutas marcadas el camino inverso para encontrar el conocimiento.  Imaginad como es de importante este tipo de texto.

Surgen de inmediato las preguntas: ¿Es la infografía un texto relatual con recorrido íntegro o sólamente estampitas diversas aunque a veces muy indagativas? ¿es interesante ver en la corteza terrestre con sus historias en torno al plano general del pozo o lo ideal es meterse dentro hasta llegar a sus entrañas sin ver la globalidad apenas? Todo depende del propósito pero ¿se puede decir que son distintos tipos de comunicación para cambiarles de nombre o sólo son modas que terminan en nada, como dicen cada vez más frecuentemente los expertos? ¿nos han abrumado las tecnografías y programaciones? Si es así, entonces ocurre lo de siempre y por tanto estamos ante agua que se lleva la corriente que también contiene agua.

Anuncios

Esta es la historia de una idea que apareció en los años 1990

Fueron años de grandes avances tecnológicos y eventos próximos diversos, pero también germinaban los embriones de nuevas formas de comunicación al amparo de la joven y casi consolidada democracia española.

Fueron los años de la informática gráfica, de un periodismo que giraba alrededor de eventos importantísimos en Barcelona, Sevilla y Madrid, plamados en papel prensa “prensado” por offset, pero también fueron eventos que se transmitieron por aquellas iniciáticas intranets gracias a los servicios principales de prensa, como los de la Agencia Olímpica de la Barcelona de 1992.

La prensa además proporcionó aquellos diarios creados para los 15 días de los Juegos Olímpicos como El periódico de los juegos y un sinfín de productos nuevos que exhibieron la infografía deportiva en un importante catálogo de productos periodísticos impresos.

Junto a algunas otras exhibiciones de tipo bélico, violento o de acontecimientos inexperados se consolidó como un conjunto de prototipos que permitieron darla a conocer y también generar exposiciones y reuniones de aquellos nuevos profesionales, que habían dado ya muestras sobradas de su valia frente a estos nuevos “lápices” y “textos” que comunmente se llamaron infografía.

La infografía como “lápiz” ha permitido las tecnografías y la infografia como “texto” ha permitido nuevas referencias y lenguajes para un modelo de relato que se ha desarrollado mucho en el mundo digital, que vino tras las intranets.

Este es un blog que pretende enseñar lo publicado por este autor y otros, que no es mucho, pero también nace con el ánimo de ser un vínculo reflexivo profesional para los investigadores, infógrafos y apasionados de esta nueva forma de seducir a los intérpretes.

José Luis Valero

A la memoria de Fernado Rubio

Acabo de leer el documento de Pablo Ramírez que se refiere a la memoria de Fernando Rubio en http://www.snd.org/2010/01/un-tributo-a-fernando-rubio/ y la verdad es que me vienen a la memoria nuestros encuentros en diversos eventos o sencillamente cuando iva a Madrid y le pasaba a ver al diario. El me enseñó, como nadie, que los seres humanos queremos humanidades y, especialmente, era lo que más le gustaba hacer a él: Dibujaba como nadie la información, como nos gustaba a todos recibirla cuando eramos aprendices del mundo en la infancia. Cuando podía la escena tenía prioridad, frente a otras formas menos fáciles para los seres humanos como los gráficos. Cuando se lo pedía el contenido, elaboraba escenas como a nadie he visto hacerlas. Todos mis votos en los jurados de Malofiej fueron oros para él: Me fascinaban sus dibujos y en este mundo del periodismo visual que pocos le han imitado, aunque las estadísticas digan que el arte en secuencia figurativa es muy exitosos para todos los intérpretes de la comunicación visual. El los bordaba.

Hasta siempre Fernando

Características de la infografía

La infografía de prensa tiene un total de ocho características peculiares.
Estas son:

-Que dé significado a una información plena e independiente.

-Que proporcione la información de actualidad suficiente.

-Que permita comprender el suceso acontecido.

-Que contenga la información escrita con formas tipográficas.

-Que contenga elementos icónicos precisos.

-Que pueda tener capacidad informativa suficiente y sobrada para tener
entidad propia o que realice funciones de síntesis o complemento de la
información escrita.

-Que proporcione cierta sensación estética, no imprescindible.

-Que no contenga erratas o faltas de concordancia.

Estas características se compilan en dos rasgos esenciales: 1º la
infografía es una aportación útil (utilidad) a la comunicación de informaciones
en la prensa periódica impresa y 2º contiene características de visualidad.